Noticias

Rechazan recurso de protección interpuesto por dueño de casino ilegal en contra de la Municipalidad

Con rotundo “no”: la Corte Suprema rechazó el recurso de protección interpuesto por el dueño del casino ilegal, Li Weng, en contra la Municipalidad de Melipilla por negarle en diciembre de 2016 la patente comercial para funcionar con máquinas de azar y juegos en Ortúzar con Libertad.

Al igual que en muchas partes de Chile, muchos empresarios pretenden burlar la Ley de Casinos de Juegos e instalar locales con explotación de máquinas, supuestamente, de destreza, las cuales se ha comprobado, tanto desde la jurisprudencia de los tribunales superiores de justicia como de las resoluciones emanadas de la Superintendencia de Casinos y de Contraloría, que son máquinas de azar, es decir de juegos. En este sentido, Melipilla, es una de las comunas que lleva el estandarte respecto de la batalla contra el juego ilegal en Chile.

En este sentido, cuando Li Weng solicitó la patente, los antecedentes fueron remitidos a la superintendencia respectiva, la cual determinó que no eran máquinas autorizadas para funcionar. Ante esto presentó un recurso de ilegalidad contra la Municipalidad ante la Corte de Apelaciones de San Miguel, el cual perdió porque no se ajustaba a derecho, vale decir al conjunto de preceptos jurídicos que el Estado establece a través de los órganos, especialmente, creados para ello. Pese a lo anterior, la contraparte, recurrió a la Corte Suprema, la cual volvió a ratificar lo indicado por los otros organismos.

Al respecto, el Alcalde, Iván Campos, señaló que “la Municipalidad de Melipilla dio una victoria jurídica y una muy buena señal respecto a la labor que se realiza por erradicar de nuestra comuna las máquinas de juegos ilegales. Permanentemente, la Dirección de Seguridad Pública está fiscalizando este tipo de locales y acá el llamado es a trabajar en conjunto con la comunidad para que nos haga llegar denuncias concretas respecto de la operación indebida de estos negocios”, afirmó.

Cabe mencionar que, luego de la clausura, Li Weng volvió a abrir su negocio y amenazó a los funcionarios municipales, por este motivo la Municipalidad presentó una querella criminal en el Juzgado de Garantía de Melipilla que aún se encuentra en tramitación.